bestiario: sirenas

Aparecen por primera vez en La Odisea. Son dos. No son bellas. Fascinan por la belleza de su canto. Como La Odisea es, a su vez, cantada, debemos imaginar que el canto de las sirenas se oye por encima de la voz del aeda. No sólo cantan hermosamente: dicen algo. Noble Odiseo, sabemos todo lo que pasa en la fecunda tierra. De modo lo que dicen en su bello canto y la razón por la que atraerían al incauto navegante no es muy diferente de lo que busca Fausto. Saberlo todo. Las sirenas no tienen cola de pez. Son mitad mujer (limitadamente, si uno mira las ilustraciones de la época y constata que no tienen cara de mujer ni de hombre: lo que interesa es que son MONSTRUOS) y mitad ave.

Carecen de maldad. No están en el mundo para molestar a los marineros. Tienen hambre. Su poder de seducción nada tiene que ver con el “eterno femenino” sino con el “bestial femenino” que tanto intrigó a los hombres desde Aristóteles a Schopenhauer, para quienes las mujeres no sólo no eran lindas sino incluso horribles o inestéticas.

Pobres sirenas: Por suerte las reivindica Kafka cuando imagina su silencio.

Busco algo en Youtube y sólo encuentro sirenas con música de fondo. ¿Nadie piensa aprender a leer?

Tags: , , ,

You must be logged in to post a comment.